3 de junio de 2017

Ser buena persona

Una de las cosas más placenteras del mundo es liberarse del miedo a la tiranía del "qué dirán". Me costó, pero ahora no me importan los puntos del femistómetro (me da igual si los demás me ven demasiado o muy poco feminista, si me ven moderada o radical), ni me importa mucho si la gente piensa que estoy más gorda, que no me arreglo o que me arreglo demasiado, ni si opinan que soy buena o mala madre. Ya me voy liberando del cabreo que me da que gente que no me conoce me etiquete y me encajone en categorías con las que no me siento identificada. Cada cual te mira con su amor o su odio, con sus miedos y sus prejuicios, con sus creencias, sus complejos de inferioridad o superioridad, y no es mi problema. 

Lo único que me importa es que mi gente, la gente con la que me relaciono, la gente a la que aprecio y quiero, me vea buena persona. Porque eso si me parece importante: ser buena persona. Me lo trabajo cada día para intentar ser honesta, solidaria, generosa, amorosa, comprometida, luchadora, con capacidad para la praxis del buen trato, la empatía y la autocrítica. 

Trabajar en ser mejor persona es un proceso permanente, un trabajo para toda la vida que sólo se demuestra en la práctica, en la vida cotidiana y en la interacción con la gente 
 #LiberarseDelQuéDirán#SerBuenaPersona
Publicar un comentario

Unete al Laboratorio del Amor

Unete al Laboratorio del Amor
http://otrasformasdequererse.com/
Si te gustan mis artículos y quieres compartirlos en tu web o blog, puedes escribirme al mail: coralherreragom@gmail.com